Noticias

Se prioriza la gestión de casos de violencia basada en género en emergencias humanitarias en Ecuador

25 Octubre 2019

En Ecuador, frente a las emergencias humanitarias, UNFPA ha priorizado la gestión de casos de violencia basada en género – VBG, para fortalecer los mecanismos nacionales de respuesta frente a este tipo de violencia de una manera coordinada y multisectorial.

Con la finalidad de fortalecer la respuesta articulada en gestión de casos de VBG, del 22 al 24 de octubre UNFPA Ecuador con apoyo de UNFPA LACRO organizaron el Curso de formación en gestión de casos de VBG, que contó con la asesoría internacional de Isabella Flisi de UNFPA LACROl; Lola Valladares, Oficial de género, interculturalidad y derechos humanos y Adita Jácome Consultora de UNFPA Ecuador. Al curso asistieron 24 participantes que brindan asistencia directa a sobrevivientes de VBG en Sucumbíos, Machala, Esmeraldas, Tulcán y Quito, representando a diferentes sectores de la respuesta humanitaria: organizaciones internacionales, organizaciones de base y organizaciones feministas, socios de UNFPA y organizaciones del estado. 

 

Mario Vergara en su apertura agradeció la presencia de las y los participantes y señaló: "UNFPA tiene una agenda de desarrollo y una agenda humanitaria, cuyos principios están alineados a los derechos humanos, enfocados en los derechos sexuales y reproductivos y una vida libre de VBG. La situación actual del país nos presenta muchos desafíos y retos, por este motivo nuestra organización entre sus diferentes estrategias ha incluido la gestión de casos de VBG, trabajando de la mano con sus socios para poder fortalecer la gestión de casos de personas sobrevivientes en situaciones humanitarias".

Violencia basada en género y mujeres en movilidad humana

Adita Jácome señaló que la VBG se acentúa en las emergencias humanitarias y las mujeres en movilidad humana son más propensas a vivirlas por la situación de complejidad en sus traslados: "Las que no han podido regularizar sus documentos se ven obligadas a transitar por pasos irregulares, incrementando su situación de vulnerabilidad, muchas de ellas no tienen medios para su supervivencia ni la de sus hijos, al estar lejos de su lugar habitual de residencia, no conocen los países que atraviesan, sus sistemas de justicia, de salud, sus derechos, no tienen redes de apoyo y en muchos casos son víctimas de xenofobia". Además dijo que los tipos de VBG más frecuentes a los que las mujeres en situación de movilidad humana se enfrentan son: trata con fines de explotación sexual y laboral, acoso sexual, violación, sexo por supervivencia.

Frente a estas situaciones de violencia que se sucitan en situaciones de movilidad humana, es necesario contar con personal sensibilizado y capacitado en la gestión de casos de VBG. La gestión de casos de VBG es un método colaborativo y estructurado a través del cual se brinda apoyo e información veraz, oportuna y adecuada sobre todas las acciones legales, mecanismos de protección y opciones que tiene la sobreviviente de VBG según la especificidad de su caso. La gestión de casos guarda la confidencialidad, reserva y evita la re victimización.

UNFPA a partir de la emergencia de movilidad humana declarada en el Ecuador, ha fortalecido las capacidades de gestión de casos con organizaciones de la sociedad civil, instituciones públicas y de organizaciones que brindan asistencia humanitaria dentro del Sistema de Naciones Unidas.

La sociedad civil un pilar indispensable frente a la respuesta

La sociedad civil es un actor indispensable y comprometido en el campo de la prevención y la atención de la VBG. Las casas de acogida, por ejemplo, son un pilar importante para la atención a mujeres sobrevivientes de violencia basada en género pues brindan apoyo jurídico, psicológico y social, y además brindan un hogar de acogida temporal. Al taller asistieron representantes de algunas organizaciones de la sociedad civil que trabajan en gestión de casos de VBG.

Rosario Gómez Santos vinculada a la Casa de Refugio Matilde y al Movimiento de Mujeres del Ecuador participó en el taller y señaló: "Estas capacitaciones brindan herramientas importantísimas para los gestores de casos en emergencias, el fin último de una persona gestora de casos es salvar vidas, por eso este taller respondió a esta necesidad concreta de quienes trabajamos en casos de violencia, se ha percibido un ambiente de mucho compromiso".

 

El autocuidado en las emergencias es un derecho

El taller también se enfocó en el autocuidado de las y los gestores de casos. Lola Valladares, señaló que el autocuidado es un proceso individual y colectivo, preventivo, para procurar el bien propio, mediante acciones cotidianas que promuevan el equilibrio emocional y prevengan el desgaste físico y mental. Las y los participantes aprendieron y realizaron algunas actividades de autocuidado durante el taller, estas actividades se enfocaban en practicar la introspección y  en confiar en las capacidades de las otras personas compartiendo las responsabilidades en equipo.